jueves, 22 de marzo de 2018

[La hija perdida de Sirius Black] Capítulo 19 - Expreso a Hogwarts, dementores y profesores, todo normal entonces.


El día de coger el Expreso a Hogwarts había llegado.
Mi prima y mi tía no habían venido, supongo que porque me había enterado de quien era mi padre y no querían que les echara la bronca.
Los gemelos y yo cogimos un compartimento y dejamos nuestras cosas.
Decidimos salir a hacer unas cuantas bromas a los de Slytherin.
Cuando íbamos andando por el pasillo el tren pego una sacudida y paro de golpe.
-Qué raro, aún falta para llegar a Hogwarts…-dije mirando por la ventana.
Las luces se apagaron y una sombra paso por la ventana.
Di un paso atrás chocando con George mientras recibía una descarga eléctrica y me sonrojaba.
-Lo siento…-dije para empezar a tiritar de frio y sentir como si todos mis momentos felices nunca hubieran existido.
-Chicos…. ¿Qué está pasando?-dije asustada mientras volvía a chocar con el pecho de George que ahora me abrazaba protectoramente.
-No lo sé-dijeron ambos.
-Una puerta se abrió y de ella salió una luz muy potente que hizo que la sombra que había abierto la puerta huyera y el tren se pusiera en marcha de nuevo, las luces se encendieran y el frio y la tristeza desaparecieran.
Corrí hacia ese compartimento aun cogida de la mano de George y entre al compartimento para ver a un hombre mirarme fijamente y luego a George para luego mirar nuestras manos haciendo que nos separáramos incomodos y rojos.
Mire el suelo y me encontré con un Harry desmallado.
- ¡Harry! -dije preocupada arrodillándome al lado de él para poco después que despertara.
-Menos mal que estas bien…-dije aliviada ayudándole a levantarse.
-Toma-dijo el que ahora sabía que era el nuevo profesor de DCAO que le estaba tendiendo una tableta de chocolate a Harry.
-¿Seguro que estas bien, Harry?-dije examinándole fijamente mientras él asentía.
Deje escapar el aire y me deje caer al lado de Hermione.
-Gracias profesor por haberles ayudado con el Dementor, aunque no sé qué hacían los dementores dentro del tren…-dije confusa.
-Es simple, están buscando a Sirius Black-dijo mirándome como si supiera mis más oscuros secretos.
-Perdone pero… ¿nos conocemos?-dije mirándole confusa-de antes me refiero…su cara me resulta conocida, es como cuando vi a Harry hace tres años…sabía que lo conocía…-dije mirándolo fijamente-bueno serán cosas mías…Chicos ¿Seguimos con las bromas a los de Slytherin?-dije divertida sonriéndoles.
-Por supuesto-dijeron a la vez para despedirnos e irnos a los compartimentos del principio donde estaban los de Slytherin.
Este año para recibir el nuevo año escolar en Hogwarts en vez de la canción del sombrero, un coro de alumnos de Ravenclaw y Hufflepuff cantaron una canción.
Cuando terminaron el Director se puso en su podio con el búho para dar el discurso de nuevo ciclo.
-Bienvenidos un año más a Hogwarts, antes de empezar el festín con sus manjares querría decir unas cosas. En primer lugar darle la bienvenida al nuevo profesor R.J.Lupin que ha accedido a impartir clases de DCAO, Buena suerte profesor-todos aplaudimos al nuevo profesor.
-Potter, ¡Potter!-llamo Draco a Harry.
Todos nos giramos a verle.
-¿Es verdad que te desmayaste?-dijo Draco a lo que el de al lado simulo un desmayo y yo los mire mal.
-Cállate Malfoy y metete en tus asuntos, te he oído gritar desde la otra punta del tren-dije burlona.
Él se dio la vuelta para seguir a lo suyo mientras los gemelos soltaban unas risitas.
-Nuestro profesor de Cuidado de las criaturas mágicas ha decidido jubilarse y nuestro rubeus Hagrid se ocupara de dar esas clases este año-prosiguió Dumbledore.
Hagrid asintió con la cabeza recibiendo un codazo de Mcgonagal haciendo que se levante de golpe tirando todo lo de la mesa a la que había golpeado al levantarse.
-Creo que me van a salir moratones de aplaudirle a Hagrid…-dije divertida-¡Enhorabuena Hagrid!-grite haciendo que sonriera nuestro nuevo profesor.
-Con razón el libro…no sé cómo lo supiste Lyra-dijo Harry.
Me encogí de hombros.
-Me entere por mi prima Dora-dije sonriendo.
-y por ultimo informarles que por orden del ministerio los dementores vigilaran los terrenos de Hogwarts hasta que encuentren a Sirius Black-concluyo el director.
Una punzada de dolor recorrió mi pecho y me costó reprimir una cara rara de disgusto.
Después de una agradable cena salimos corriendo para la sala común en la que la señora gorda no paraba de gritar con una copa de cristal supongo que para romperla aunque no lo conseguía.
Con mas que decíamos la contraseña pasaba de nosotros.
Pego un último grito y rompió la copa con la pared.
-oh ¡impresionante! Eso es mi voz soy una diva-dijo la señora gorda.
-Fortuna maio-dije enfadada.
-Correcto pasad….-dijo cansada la señora gorda mientras yo bufaba y entraba seguida de los gemelos.
Pase por el cuarto de Harry antes que el de los gemelos y entre sin llamar justo cuando Harry se comía un caramelo y hacía de tren.
-¡Hola Harry! ¡Hola chicos! ¿Probando los caramelos que invente?-dije divertida-¿Funcionan bien?
- ¡Hola Lyra! -dijeron todos.
-Sí, van genial-dijo Harry masticando.
-Genial, bueno vosotros no me habéis visto ¿eh?-dije guiñándoles un ojo para salir de allí y pasar dos puertas entrando en la de los gemelos.
-¿Te quedas Lyra?-me pregunto Lee saltando en la cama.
-Por supuesto-dije cerrando la puerta con pestillo e insonorizándola después de entrar.
-¡Genial! Vamos a juntar las camas-dijo Fred.
Con un movimiento de varita hice que las camas de los gemelos se juntasen.
-¡me pido la esquina!-dije saltando a la cama en plancha.
-¡Eso no vale!-dijeron ambos.
-¡Me pido el centro!-dijeron los dos a la vez-vale…para ti-dijeron otra vez al mismo tiempo mientras yo reía comiendo unas grageas de todos los sabores.



No hay comentarios:

Publicar un comentario